PROPEX – Por propia experiencia.

Propex – Una experiencia íntima del proyecto de Ferruelo & Velasco

El pasado 30 de Septiembre Euskalit celebró la 3ª edición de Propex, encuentro de buenas prácticas en gestión para empresas de consultoría, ingeniería y TICs que organiza Euskalit, con el objetivo de promover la mejora de la gestión interna de este tipo de organizaciones, así como de dar a conocer buenas prácticas a organizaciones de otros sectores.

Entre los cinco finalistas estábamos nosotros, Ferruelo & Velasco, presentando uno de nuestros proyectos internos trabajados durante el 2009- 2010; Cuadro de Mando de Indicadores basado en las personas. Un proyecto liderado por David Lamíquiz y que él mismo presentó.

En nuestra página de Facebook podéis acceder a algunas de las fotografías que se tomaron durante la presentación. Además, os adjuntamos aquí la presentación del evento disponible para su libre descarga.

Finalmente ganó Ibermática – Unidad HCM con su experiencia relativa a la implantación de un software social que acelera el traspaso de conocimiento y la innovación en la organización. Felicidades, realmente tenía una pinta estupenda. Y no únicamente la herramienta, pues supisteis transmitirnos la razón última de su éxito; el alma que le imprime las personas con sus aportaciones.

Propex fue una experiencia nueva para nosotros, quizás porque somos una consultora poco dada a hablar de nosotros mismos, quizás por humildad, quizás por pudor, quizás porque a veces no sabemos valorar lo que hay en casa, lo cierto es que no respondemos al patrón de consultora con perfil comercial. Como decimos en muchas ocasiones, por suerte o por desgracia más que vender, el cliente nos compra.

Me gustó la experiencia por mucho motivos pero hay algo que me hizo sentir de una forma especial y fue que asumí un rol de espectador, viendo desde la barrera cómo la última persona que se ha incorporado al equipo, David, hablaba de nosotros, de mí, de los logros y de los retos y demandas de las personas de la organización. Fue una sensación de gratitud, porque la sensación de que somos un equipo de buena gente y gente buena me enorgullece; también de que las personas del equipo se mueven, crecen, demandan mayor protagonismo, nuevos roles, mayor exposición, mayores responsabilidades.

A menudo recurro al paralelismo con la familia porque creo que es muy visual: es como esos padres que han creado un proyecto, un hábitat, una familia con la que ha ido compartiendo una cultura y unos valores que nos han ido dando una identidad. Un padre que ha evolucionado, ha crecido y ha entendido que esos “vástagos” que en su día demandaban cierto aprendizaje y cuidado o quizás un padre que se encontraba más seguro en un liderazgo, creo que sano y noble, pero un tanto paternalista,  ahora demandan otras cosas.

Así que, en Ferruelo y Velasco nos encontramos en un momento de cambio, ya hemos vividos muchos desde el 92, y hasta ahora todos ellos muy saludables y beneficiosos. Hablamos con frecuencia de transformación, trabajamos en proyectos de cambio cultural y como no podía ser de otra forma, desde la coherencia y naturalidad, ahora nos toca a nosotros entrar en un nuevo bucle transformacional que, sin agobios de resultados, nos permita ser lo que, entre todos, decidamos querer ser, buscando cada uno de nosotros nuestro hueco. Porque creo que una organización saludable, exitosa y sostenible en el tiempo es una organización que, cual  junco, va integrando, adaptándose, y ojalá innovando, no sólo ante los cambios de entorno macro y microeconómico, sino también a ante esa realidad; la entendida como necesidades y expectativas de las personas que formamos parte del equipo de Ferruelo y Velasco.

En estos últimos casi diez años hemos evolucionado de una forma magnífica, escribiendo bonitas historias de éxito, que desde luego es el éxito de todos nosotros, de Marian López, Oihane Eguiguren, Iñigo Diego, David Lamiquiz, mío y por supuesto de la nutrida red de colaboradores, clientes, amig@s y buena gente que nos quiere y que le gusta compartir  un proyecto en el que creemos de verdad. En 2005 acuñamos un claim“cuando las personas importan”– que creo nos ha terminó de dar la identidad que los fundadores de Ferruelo y Velasco, Amador e Isidoro, supieron transmitirme a mí en este caso: la honestidad, profesionalidad, independencia y coherencia siempre les permitió dormir tranquilos.

Hoy ya no están en nuestro día a día pero hemos sabido fusionar pasado, presente y futuro, empujándonos hacia un proyecto que será “lo que entre todos queramos que sea” desde nuestras capacidades, nuestros valores y nuestra pasión por transformar organizaciones a través de las personas.

Share

Tags: , , , , , , ,

comment 1 comentario - puedes comentar o hacer ping

  1. Óscar Asensio dijo:

    Muchas felicidades a todos!!
    Un fuerte abrazo

    RESPONDER

Dejar un comentario