Las 11 creencias irracionales que pueden bloquearte

Uno de los aspectos positivos de no haberme decantado por la licenciatura de Psicología cuando era un adolescente es que hoy tengo la oportunidad de leer y descubrir abundante documentación sobre una materia que me apasiona. Y es que, aunque no me haya formado a nivel académico, no es está mal profundizar en la lectura de aquello que verdaderamente te motiva. Hoy aprecio más el aprendizaje y soy más consciente de cómo me puede ayudar a mi desarrollo.

Profundizando este fin de semana sobre las bases del coaching y el mentoring a través de un artículo de Capital Humano, surgió la figura de Albert Ellis, y sus 11 creencias irracionales. Considerado uno de los más influyentes psicoterapeutas de la historia, estudió letras y economía, no decidiéndose a emprender la carrera de psicología clínica hasta años después, obteniendo el doctorado en 1.947 con 33 años. Se lo pensó mejor. Me apetecía profundizar y poner en común con vosotros alguna de sus reflexiones.

Albert Ellis es el padre de la Terapia Racional Emotiva (TRE). Buscaba identificar los pensamientos irracionales para sanar las emociones que estos pensamientos nos provocan. Nuestro comportamiento se rige por las creencias y los mapas mentales que generamos y desarrollamos en nuestra mente. Si bien estos mapas nos ayudan a dar sentido a todo lo que percibimos, existen las denominadas creencias “racionales” -fundamentadas en la lógica y que generan sentimientos positivos- y las creencias “irracionales” -basadas en lo ilógico y que generan malestar en las personas- que son las verdaderamente peligrosas.

En su método, Ellis parte de la hipótesis de que el estado emocional lo causa nuestra interpretación de los acontecimientos, y no el acontecimiento en sí. Por tanto, si somos capaces de identificar y modificar nuestro mapa mental -las historias que llevamos en la mente y que arrastramos con nosotros acerca de cada aspecto del mundo-, seremos capaces de generar un estado emocional menos doloroso, más racional y real. En concreto Ellis identifica y trabaja con 11 creencias irracionales, para cada una de las cuales intentaremos desarrollar preguntas que nos ayuden a reflexionar sobre la alternativa racional que podríamos trabajar e intentar potenciar.

  1. Es una necesidad ser amado y aprobado por las personas importantes: ¿Necesito la aprobación de los demás en todo lo que hago? ¿Que nos reconozcan tiene que ser siempre malo, o solo cuando se busca en exceso? ¿Deben reconocernos por ser quienes somos o por nuestros actos? ¿Qué es mejor; hacer lo que los demás esperan que hagamos o hacer algo que realmente nos emocione y con lo que podamos comprometernos? ¿Reconoces a los demás para ser reconocido por los demás?
  2. Debo alcanzar el éxito y no cometer errores en cualquier tarea que emprenda, si no es así soy un incompetente: ¿Disfrutas del proceso o únicamente del resultado? ¿Debemos dejar de lado aquellas tareas en las que podamos fallar? ¿El error es algo natural? o ¿lo natural es hacerlo perfecto a la primera? ¿Obligarte al éxito no es una sobre-exigencia? ¿No es mejor actuar aunque no salga perfecto, que no hacer nada? ¿El miedo a hacer algo mal hace que prefieras no llevarlo a cabo?
  3. Las personas que no se comportan de la forma correcta deberán ser culpadas y castigadas: ¿Todo lo que hacen mal las personas es porque quieren perjudicarte? ¿Nos ponemos en la posición de la otra persona cuando el de enfrente falla? ¿Tienen esas personas los conocimientos y las capacidades para llevarlo a cabo de forma correcta? ¿Castigar favorece el cambio positivo o desarrolla rabia? ¿Has pensado en intentar descubrir qué le sucede a la otra persona al hacer lo que hace?
  4. Las cosas deben ser como yo creo que deben ser. Si no es así, es una catástrofe: ¿Exageramos las cosas negativas que suceden a nuestro alrededor? ¿Puedo cambiar mis sentimientos sobre una situación que no ha salido como queríamos? ¿Aquello que se va complicando es un hundimiento o un desafío para ti? Y cuando algo es imposible y no podemos hacer nada por cambiarlo, ¿estar hundido te ayudará a salir a flote?
  5. La infelicidad humana la causa lo externo. Yo no lo controlo, así que no puedo gestionar penas y preocupaciones: ¿Podemos verbalizar y hablar sobre nuestras emociones de una forma menos destructiva? ¿A todas personas las mismas desgracias les afectan por igual? Ante lo que nos llega, ¿sólo podemos sufrir porque nada depende de nosotros?
  6. Debo preocuparme y controlar todo lo peligroso o amenazante alrededor: ¿El miedo te ayuda a que existan menos peligros a tu alrededor? ¿Es mejor esconderse ante nuestros miedos, o es mejor afrontarlos de vez en cuando? ¿Cómo restamos importancia a lo que nos atemoriza? Algo que nos da miedo y que finalmente sucede, ¿es más doloroso antes o después de que suceda? ¿Es la ansiedad la que hace que el miedo nos pueda atenazar aunque no se haya materializado? ¿Sirve preocuparse hoy de lo que llegará inevitablemente en el futuro?
  7. Puedo ser más feliz evitando que afrontando las dificultades y las responsabilidades de la vida: ¿No es más cómodo abandonar la tarea a la menor dificultad que esforzarse en continuar? ¿No es más cómodo dejarse embriagar por la vagancia que actuar? ¿Ganamos más confianza en nosotros mismos cuando evitamos hacer una actividad o cuando la llevamos a cabo? ¿Planificas y estableces metas de corto, medio y largo plazo que nos ayuden a gestionar nuestras responsabilidades? ¿Opinas que las tareas desagradables deben terminarse lo antes posible?
  8. Necesitamos confiar y depender de alguien más fuerte que nosotros: ¿Dejar la toma de decisiones a los demás te ayuda a crecer o te hace más pequeño? ¿Has tomado decisiones importantes en el último mes? ¿Aceptas la ayuda de los demás cuando la crees necesaria, pero también te esfuerzas por llevar a cabo acciones y responsabilidades por ti mismo/a? ¿Prefieres arriesgarte a no fallar y dejar la decisión al de enfrente?
  9. Mi pasado es la causa de que hoy esté como estoy. Continúa ejerciendo influencia en mis sentimientos y mis comportamientos actuales: ¿Llega a ser tan importante tu pasado que te bloquea a la hora de afrontar el presente? ¿Podemos conseguir un mañana más satisfactorio, o todo va a ir a peor? ¿Eres consciente de que para que las cosas cambien, tus respuestas deben ser distintas a las “automatizadas”? Sabiendo que el pasado nos sirve para entender el presente, ¿sabes distinguir qué historias antiguas hoy te paralizan?
  10. Debo preocuparme por los demás cuando tienen problemas, y debo estar triste cuando ellos están tristes: ¿Eres consciente de que tus disgustos no ayudarán a que los problemas de los demás se solucionen? ¿Cómo puedes ayudar a los demás sin destruirte a ti mismo/a? ¿Te mimetizas en los problemas de los demás para no afrontar los tuyos propios? ¿Eres útil para quien está enfrente cuando te entristeces y le acompañas en su tristeza sin hacer nada más al respecto?
  11. Cada problema debe tener una solución ideal, siendo una catástrofe no alcanzarla: ¿Analizas los problemas y los distintos escenarios de solución? ¿Cuando no hay una alternativa perfecta te bloqueas y lo consideras un gran contratiempo? ¿Eres de blanco o negro? ¿No te sirven las alternativas grises? ¿No es mejor intentarlo y no alcanzar la solución perfecta antes que no hacer nada?

Estas creencias irracionales nos condicionan a la hora de interpretar nuestro presente y nuestro futuro, y lo peor es que en ocasiones ni siquiera nos damos cuenta de cuándo esto está sucediendo.

En mi caso, por ejemplo, como sucede en este post, reconocer que no soy experto en una materia no me debería bloquear a no hablar de ella, a bucear en la información, a entender un poco más sobre la psicología del ser humano o a intentar profundizar en su conocimiento. ¿Por qué no puedo escribir un post sobre ella si me he documentado y hecho un esfuerzo por trabajarlo? Desarrollar este texto me ha supuesto leer documentación y artículos de Ellis, en profundidad, buscar documentación asociada en Internet, reflexionar sobre cada una de las creencias, esforzarme en darle forma y ponerlo por escrito. Así pasa con otros muchos ámbitos de la vida, siendo éste solo un ejemplo. Durante estas horas he reflexionado y crecido a través de cada uno de los 11 puntos. Creo que ya solo por eso ha merecido la pena el intento. Ahora, compartirlo con vosotros/as me hace igual o mayor ilusión.

@lamiquiz

Share

Tags: , , , , , ,

comment 5 comentarios - puedes comentar o hacer ping

  1. Oihan Lobato Medina dijo:

    Hola David,
    me ha parecido muy interesante tu artículo y estoy de acuerdo con lo que afirma Albert Ellis. En el máster de RRHH de La Comercial ha salido en diferentes módulos el tema de las creencias irracionales y de cómo reformularlas para generar pensamientos positivos y, como consecuencia, emociones positivas.
    Considero que este es un tema fudamental a tratar para los que se dedican como nosotros a la dirección de personas. Por desgracia, todas las personas vivimos diariamente con este tipo de creencias irracionales y el método sugerido por Ellis es extremadamente importante para conseguir un equilibrio interno y a la vez externo. Si nosotros estamos bien, hacemos que los de nuestro alrededor también estén bien. Si generamos emociones positivas, es muy probable que los que nos rodean nos devuelvan las mismas emociones.
    Quedo a la espera de tu respuesta,
    Un saludo,
    Oihan Lobato

    RESPONDER
    • David Lamíquiz dijo:

      Qué buena tu aportación Oihan,
      Efectivamente, ser conscientes de estas limitaciones, de nuestros pensamientos, de que están ahí, es fundamental para empezar a visualizar escenarios positivos de cambio.
      Recuerdo haber tratado este tema en el programa de coaching del máster.
      Por cierto, ¿qué tal está yendo? Pasada la mitad del curso, ¿qué evaluación haces?
      ¡Esta semana tenemos a Oscar Duña con vosotros con las clases de Cuadro de Mando!
      Un abrazo a todos,
      David

      RESPONDER
      • Oihan Lobato dijo:

        Hola David,
        hasta ahora el master está yendo viento en popa. En general estamos todos bastante satisfechos, aunque quizas la única pega es que igual está enfocado demasiado desde el lado psicológico y menos desde un punto de vista empresarial. A veces parece que estás asistiendo a una sesión de terapia en lugar que a un máster. Con respecto a las sesiones de coaching, justo este viernes empezamos. De momento la clase de Oscar Dueña parece interesante. Hasta ahora desconocía por completo el cuadro de mando en las organizaciones.
        Bueno, un saludo y hasta pronto.
        Oihan

        RESPONDER
  2. Muy interesante y enriquecedor el post. Ser conscientes de que existen estos miedos y creencias irracionales es un punto de partida para mejorar todos como personas.
    Un saludo y gracias por el post

    RESPONDER

Dejar un comentario