¿Cómo desarrollar un ecosistema de innovación?

El pasado 29 de Octubre, fuimos invitados por la DBS- Deusto Business School a participar en un afterwork, que se celebraba en Madrid, en el que el tema a debatir era realmente sugerente: ¿Cómo desarrollar un ecosistema de innovación y creatividad en su empresa?

El afterwork estaba organizado por la Cámara de Comercio de Bélgica y Luxemburgo en España y el Foro de Innovación, siendo su CEO, Martín García Vaquero, el maestro de ceremonias. Y el marco en el que se celebraba era magnífico porque la DBS tiene una estupenda sede en Madrid.

El encuadre/ presentación del afterwork fue el siguiente: la cultura innovadora es la base sobre la que se construye una organización innovadora, más competitiva y por tanto con una permanente capacidad de crecimiento y desarrollo de productos diferentes.

Dos elementos son necesarios para que las ideas prosperen en una organización: personas creativas y una cultura de innovación. Ambos factores son de compleja gestión en tanto en cuanto involucran elementos como el talento, la tecnología y la empresa.

En esta jornada, veíamos algunos ejemplos relevantes de organizaciones que han conseguido desarrollar un entorno y cultura de creatividad e innovación permanente, convirtiéndose en ejemplos de buenas prácticas.

Entre las organizaciones presentes estuvimos, según orden de exposición: Carlo Bindoni, D. General de New Horizons Consulting quien habló de su experiencia como consultora en proyectos de desarrollo de producto y desarrollo de mercado. Le siguió Héctor Casado, CEO de ZoomNews quien habló de su proyecto de emprendizaje y de la existencia, aún, de océanos azules.

En todos los casos, aunque desde diferentes ángulos se puso foco en la necesidad de innovar en equipo, en la necesidad de construir equipo y en el beneficio de poder dejar espacio a los emergentes que hay en los equipos.

A continuación, intervinimos Julen Ortiz de Murua y yo en calidad de profesores del área de Recursos Humanos de la DBS. Nuestra intervención giró en torno a cuáles son los factores críticos de éxito para construir ecosistemas de innovación.

Como no podía ser de otra forma, hablamos de cultura organizativa, de modelos de referencia, de valores soportados en el perfil de la propiedad y/o de los líderes de la organización, de coherencia y credibilidad, y desde luego de modelos de liderazgo ya que son los líderes los que crean las condiciones para que las cosas sucedan, para que se generen hábitats más o menos creativos, más o menos sanos, más o menos sostenibles. Tuvimos ocasión de hablar del Indice Nesta y de cómo este índice pone blanco sobre negro que aquella organización que quiera ser más competitiva deberá de incorporar en su hoja de ruta el foco Desarrollo Organizativo.

Nuestra hipótesis, apuntalada posteriormente por el Modelo ORMUR presentado posteriormente por Julen, la vinculamos a la necesidad de trabajar en dos planos para construir ecosistemas de innovación: por un lado, las organizaciones tienen la necesidad de contar con personas a las que se les pida entrenar/ trabajar en el desarrollo de un modelo mental complejo, de tal forma que creemos las condiciones para que se de la secuencia- preconcepto- concepto- idea creativa- producto. Sin duda para que esto suceda, tiene que haber una cultura y predisposición para crear espacios de pensamiento.

Sin embargo, aun habiendo personas con modelos mentales de alta complejidad, esto no nos garantiza que de ahí vayan a salir innovaciones difíciles de imitar por los competidores. Nuestro modelo, pone de manifiesto que para crear ecosistemas de innovación hay que trabajar en un plano que en muchas ocasiones se obvia. Para que una organización, es decir, sus personas, sean innovadoras, hace falta trabajar en el desarrollo de modelos relacionales de alta receptividad, de alta intersubjetividad, y esto nos lleva a la necesidad de poner encima de la mesa un elemento un tanto obviado y a veces negado: la necesidad de gestionar las emociones, la necesidad de construir dinámicas organizacionales en las que se construyan vínculos relacionales de confianza, en donde los/as líderes y no líderes aprender a trabajar en clave de interdependencia, aprendan a gestionar las diferencias, a ser inclusivos y no excluir, a tomar conciencia que sólo a través de la personalización y no cosificación podemos construir espacios de alta receptividad y, por tanto, ventajas competitivas difíciles de imitar por nuestros competidores.

En fin, que la cosa estuvo entretenida, Julen y yo disfrutamos de lo lindo, provocamos un poco y la concurrida asistencia entró bien en el juego. Nos gusta ser “juguetones” y, además, ese día funcionamos como un equipo de alto rendimiento.

El European Biz Afterwork se cerró  con un agradable ágape en la terraza del palacete y nosotros, con la sensación de haber jugado un buen partido, acabamos el día, como no podía ser de otra forma unos bilbaínos en Madrid, celebrándolo con una cena en un buen restaurante madrileño.

Nuestro agradecimiento a la DBS y Roque Adrada por confiar en nosotros, y por supuesto a las Cámaras de Comercio Europeas y el Foro de Innovación por la buena iniciativa. Nuestro agradecimiento también a las caras conocidas que asistieron, qué grata sorpresa, así como a las no conocidas pero interesadas en un tema de tanta relevancia para un país muy dado a copiar y poco dado a innovar. Sin duda, nuestro reto pasa por transformar esta realidad. En ello estamos!!!

Share

Tags: , , , , , , ,

Dejar un comentario