Bucles transformacionales

El desenlace de Lehman Brothers fechado a finales de Agosto de 2008 no cabe duda que ha supuesto un antes y un después en la historia de la economía y en nuestra percepción de ésta.

En nuestro escenario económico, se han dado otros factores que unidos a la crisis, y no buenas prácticas del sector financiero, hacen de nuestro país un mal ejemplo de desarrollo económico: modelo económico de bajo valor añadido, excesiva dependencia del ladrillo, altísimas tasas de fracaso escolarbaja productividad, pobre diversificación y, en general,escasa competitividad en el ámbito internacional.

En definitiva, vivimos un momento que bien visto debiera suponer la oportunidad de construir nuevos modelos económicos. Es el momento de “echar la raya” y construir las condiciones que nos permitan abordar un proceso de transformación valiente y necesario.

Claro que para ello, como país, debemos desarrollar un perfil de capacidades que contribuyan desarrollar modelos de negocio competitivos y sostenibles en el tiempo donde haya otros factores críticos de éxito además del de competitividad; por ejemplo: innovación.

En esta ocasión, me gustaría centrarme en el significante y significado de una de las patas de la innovación: la “Innovación en Management”.  Mucho se ha hablado en los últimos años de innovación, aunque bastante poco desde el punto de vista de Management; sin embargo, la realidad es que el éxito de todo proceso de cambio pasa por las personas y por tanto como dice Gary Hamel, “debemos reinventar las organizaciones para transformar personas que usen sus capacidades”:

Necesitamos transformar personas para transformar organizaciones.

No cabe duda que la realidad incierta de los mercados en los que operamos demanda un perfil de capacidades realmente distinto al de unos años atrás en los que abundaban organizaciones con modelos de negocio de baja complejidad. A día de hoy, las organizaciones con el foco puesto en el medio- largo plazo, entienden que las claves de una ventaja competitiva evolutiva y sostenible pasa por modelos mentales de alta complejidad donde además del valor de la innovación asomen atributos como creatividad, iniciativa y pasión/ compromiso.

Ahora bien, al igual que necesitamos transformar personas para transformar organizaciones…

Necesitamos transformar organizaciones para transformar personas.

Y al hilo de esta hipótesis, esta semana leía en el blog de Santi García el post “El futuro del compromiso de los individuos con las organizaciones” donde expone la línea de pensamiento de David Zinger lanzando cuestiones como ¿compromiso con qué? y ¿compromiso para qué?

No me cabe ninguna duda que si queremos evolucionar hacia modelos de negocio innovadores, las organizaciones necesitamos vivir procesos transformacionales donde  implementemoscambios en las reglas del juego que generen las condiciones para que las personas quieran aportar/ participar y comprometerse con el proyecto.

Hablamos de estilos de liderazgo transformadores, de visión y valores compartidos, de hábitats sanos, de estructuras organizativas coherentes con lo que queremos ser, de dinámicas de relación fluidas, de una cultura de participación donde quien lidere sea el proyecto, de procesos alineados y de personas con un adecuado perfil de capacidades.

¿Por qué no implementar esta hipótesis de trabajo?, ¿qué opinas?

– Óscar

Share

Tags: , , , , , ,

comment 1 comentario - puedes comentar o hacer ping

Dejar un comentario