Apple y la elaboración del duelo: Idealización o culpa y depresión.


El fallecimiento de Steve Jobs ha generado un lógico revuelo en la multinacional de la manzana y todo su entramado de stakeholders. Desde luego, es obvio que se trata de una importante pérdida para una organización que ha estado simbióticamente unida a su líder. También para un contexto de economía un tanto huérfano de referentes/ líderes/ mitos que proyecten una serie de valores y que estos se puedan traducir en resultados. Nadie puede negar que SJ ha reinventado nuestros usos y costumbres; quizás sea esto lo que le ha convertido un mito y referente a nivel mundial.

En este contexto, algo que me intriga es qué va a suceder ahora en Apple, una vez SJ ha desaparecido. Me intriga cómo va a gestionar Apple esta pérdida y en este sentido me interesa muchísimo cómo va a elaborar o no el duelo por esa significativa pérdida.

En este punto, me viene a la cabeza el mensaje de “confianza” que Tim Cook envió en Agosto de 2011 a todos los trabajadores de Apple después del adiós voluntario del calificado “personaje más carismático del mundo tecnológico”; y TC dijo así: “quiero que tengáis confianza en que Apple no va a cambiar”. La muerte de SJ dota a este mensaje de especial relevancia.

Tim Cook transmite en ese correo que “SJ hizo una empresa con una cultura diferente, distinta de cualquier otra del mundo y vamos a seguir siendo así, está en nuestro ADN”.

Parece que aunque, como decían los medios en su momento, el destinatario del e-mail no sólo eran los miembros de Apple, también los accionistas: “vamos a seguir haciendo los mejores productos del mundo para deleitar a nuestros clientes y hacer que, como empleados, estemos orgullosos de lo que hacemos”. Con todo, este anuncio hizo que las acciones descendieran un 1,63%.

Me vienen a la cabeza muchas incógnitas, algunas ya plasmadas en el post de David el mismo día que tuvimos conocimiento de la muerte de SJ. En este caso, me resuena de forma especial la siguiente reflexión:

“¿Por qué si hay un sucesor que comunica que todo va a seguir igual genera tanta incertidumbre y fluctuación en las acciones de la manzana “de Adán y Eva”?

Una hipótesis: quizás porque no resulta convincente. Se trata de un perfil de liderazgo con unos atributos y valores personales que distan de los de SJ: uno más gris, más práctico, menos entusiasta y más de proceso/ operación. El otro, SJ, un iluso, rebelde, apasionado, con una gran capacidad de ideación y por tanto para soñar, además de animal del marketing; quizás tampoco es casual que SJ tuviera una infancia dura en la que sólo la imaginación le permitía soñar como forma de evadirse de la tristeza. No es la realidad de Tim Cook y tampoco por tanto proyecta los mismos valores que pudo proyectar SJ. Simplemente, son distintos y por tanto proyectan cosas diferentes.

Otra hipótesis: quizás hay inquietud porque no estamos preparados para elaborar la pérdida por el objeto perdido. Como diría Miguel Delibes “la sombra del ciprés es alargada”.

Me gustaría centrarme en este punto para hablar del duelo, algo de lo que no somos muy amigos los humanos porque parece que no se nos deja estar tristes. Nos han enseñado que estar triste es malo y está mal visto. La realidad es que ante una pérdida tenemos dos vías: quedar fijados a un objeto perdido o vincularnos a un nuevo objeto.

Bleichmar considera los sentimientos de culpa que la pérdida pone en marcha y que alimentan la faceta más patológica de la pérdida, aclarando que es como si la culpa no nos dejara pensar en otra cosa que no sea el objeto perdido, de tal forma que nos quedamos encadenados a ese objeto. La falsa fidelidad actúa como mandato superyoico/ sobreexigente, de tal forma que el sufrimiento es la forma de que sigamos “amando” el objeto perdido y cualquier intento de elaboración es rechazado.

Hay otras vías que derivan igualmente en el duelo patológico y que se presentan en forma de estado maniaco- “no pasa nada, todo va genial”,  paranoico narcisista o en estado de depresión. Como dice Bleichmar, la diferencia con el duelo normal es que en éste emerge la añoranza pero no la obligación de seguir penando como forma de aplacar el superyó culpabilizante, de tal forma que todos podemos estar tristes, llorar por la pérdida y elaborar un nuevo escenario en el que poder seguir proyectando la vida que da el poder elaborar el duelo por la pérdida de SJ para afrontar un bucle transformacional que le permita a los de la manzana seguir fascinando al mundo.

Quizás me preocupa que la narrativa que he estado leyendo en los últimos días acerca de Apple y el duelo por la pérdida de SJ- “quiero que tengáis confianza en que Apple no va a cambiar”,  nos dibujan un escenario de futuro en el que parece que lo importante es seguir como hemos estado hasta ahora. Cuando la realidad nos indica que Apple tiene el reto de reinventarse porque como dice León Grinberg, en “Culpa y depresión”, “uno nunca vuelve siempre va”.

Dicho lo cual, sólo nos queda analizar a quién tiene el reto de liderar ese proceso de transformación, Tim Cook. El nuevo Consejero Delegado es un profesional con trece años de experiencia en Apple, organización a la que se incorpora para optimizar sus operaciones. Su origen es coherente con este rol: además de un breve paso por Compaq, aporta en su expediente doce años en “la corporación de la innovación” IBM.

Dan Walker, que fue máximo responsable de recursos humanos en Apple entre 2000-2005, le definió como “un líder increíble, tanto en la administración interna como en las operaciones. Es lo suficientemente inteligente como para acomodar la creatividad”.

Sinceramente, no sé si será suficiente como para liderar ese bucle transformacional. Intuyo que predomina un perfil más racional que emocional. No sé si será suficiente con “acomodar la creatividad”…

El tiempo nos dirá si Apple es capaz de elaborar el duelo por la pérdida de SJ o queda encadenado a la idealización de un mito del siglo veinte.

* La foto de la web y la portada del post es de @sompho, la que acompaña al texto es de @Insomnia90. Bonitas ambas.

Share

Tags: , , , , , , , ,

Dejar un comentario